Comunicado a la opinión pública

Bogotá 16 de agosto 2020

RECHAZAMOS LAS MASACRES PERPETRADAS CONTRA NIÑOS Y JÓVENES DE LLANO VERDE Y SAMANIEGO, Y NOS UNIMOS AL DOLOR DE LAS VÍCTIMAS Y A LA INDIGNACIÓN NACIONAL.

¿QUIÉN O QUÉ PARARÁ ESTA HORRIBLE NOCHE QUE NO CESA?

La CORPORACIÓN JURÍDICA YIRA CASTRO –CJYC-, organización no gubernamental defensora de derechos humanos, rechaza con profundo dolor, tristeza e indignación las masacres y asesinatos presentados en los últimos días en los departamentos del Valle del Cauca y Nariño.

El día 11 de agosto se volvieron a repetir los horrores de la violencia, cuando Juan Manuel Montaño, Jair Andrés Cortés, Jean Paul Pedraza, Leyder Cárdenas, Álvaro José Caicedo y Patrocinio Bonilla, cuyas edades oscilaban entre los 14 y 18 años, fueron asesinados con sevicia por un grupo de hombres armados de los cuales no se ha podido establecer información más precisa hasta el momento.

En pleno luto frente esta repudiable masacre de “Llano Verde”, volvemos a ser testigos de otra escena de dolor y sufrimiento, esta vez, en el municipio de Samaniego en la vereda de Santa Catalina, Nariño. En la noche del sábado 15 de agosto, un grupo de hombres armados asesinaron a Óscar Andrés Obando (17 años), Laura Michel Melo (19 años), Campo Elías Benavides (19 años), Daniel Vargas (22 años), Bayron Patiño (23 años), Rubén Darío Ibarra (24 años), Jhon Sebastián Quintero (24 años) y Brayan Alexis Cuarán (25 años), e hirieron a otras personas.

Como Organización defensora de Derechos Humanos, pero sobre todo como seres humanos, queremos expresar el dolor profundo que sentimos, la terrible indignación y sentimiento de impotencia frente a los hechos que enlutan a nuestro país y que derraman hoy nuevamente, un baño de sangre sobre esta victimizada, atacada y agotada sociedad que hace cuatro años soñaba, anhelaba y creía posible una Colombia en paz. Las tragedias de estos días nos recuerdan las aterradoras escenas de dolor del pasado, que prometimos no olvidar y evitar que se volvieran a repetir, y nos van descomponiendo cada día sin remedio, al ver cómo día tras día se agudizan los conflictos en los territorios, y la población civil va quedando indefensa en las terribles garras de quienes hoy con la violencia orquestan este baño de sangre.

Hoy más que nunca, reiteramos nuestro compromiso con la paz y con las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y por esto condenamos que el Estado Colombiano siga incumpliendo los compromisos pactados en el Acuerdo de paz. Concordamos con el Gobernador de Nariño quien expresó que “solo con inversión de oportunidades y cumplimiento con los estipulado en los Acuerdos de paz con sustitución de cultivos de uso ilícito e inversión social, lograremos consolidar la paz”.

En efecto, la paz es la única opción viable para hacerle frente a la agudización de la violencia, ya que sólo de esta manera nuestro compromiso con la vida y la dignidad se verá reafirmado ya no en ideales, sino en realidades.
En este punto nos permitiremos recordar las palabras de Ángela Salazar, Comisionada de la Verdad, lideresa afro y defensora de derechos humanos que lamentablemente falleció el pasado 8 de agosto, quien en su artículo titulado “La juventud tiene la palabra”, quien nos decía:

“Hemos perdido tres generaciones en las garras del llamado conflicto armado… Los niños y los jóvenes que viven y han vivido en un país en guerra contra sí mismo pueden tener muchos vacíos, muchas ausencias, demasiados dolores. La forma más fácil de expresarlos, la que esta sociedad enferma les ofrece más claramente, es la violencia, porque la respuesta de la sociedad misma a tantos odios y rencores es también violenta; eso es lastimosamente lo que les enseñamos. Pero los chicos y chicas de hoy pueden tener la clave para ayudarnos a sacar a toda la violencia de adentro (…) Hoy, cuando seguimos creyendo que podemos ofrecerles un país mejor, debemos invitarlos a que nos ayuden a soñarlo, a construirlo y a fortalecer este nuevo intento (…) Es necesario dar espacios a los jóvenes, ellos son el presente y debemos darles la posibilidad de construir un futuro más creativo y con mucha más empatía del que los adultos vemos” (1)

Por todo lo anterior, EXIGIMOS:

  1. Exigimos al Gobierno del Presidente Iván Duque que cumpla con honestidad lo establecido en el Acuerdo de Paz e implemente de manera inmediata y efectiva todos los puntos y programas que en el quedaron consignados, ya que lo esencial para que las condiciones que hacen que la violencia surja, es eliminar de una vez por todas la injustificable brecha social y económica que existe en los territorios, lo que implica que las personas, sin importar su EDAD, estrato social, género, tendencia política y ubicación en el mapa de Colombia puedan vivir una vida digna y libre de los horrores de la violencia.
  2. Solicitamos a la Procuraduría y la Defensoría del Pueblo hacer presencia en el lugar de los hechos y garantizar los más altos protocolos para preservar la escena del crimen, además de garantizar los derechos de las personas masacradas y sus familiares.
  3. Solicitamos a la Fiscalía General de la Nación que lleve a cabo todas las acciones necesarias para dar con las personas y estructuras responsables de estos terribles hechos que afectan profundamente a toda la sociedad colombiana.

Finalmente, queremos acompañar de corazón a las familias de las personas que han sido vilmente masacradas, y nos unimos a las múltiples exigencias de justicia y verdad, adquiriendo el compromiso sincero de no olvidar nunca estos terribles hechos, y hacer todo lo que nos sea posible por evitar que se repitan.


Atentamente,
Corporación Jurídica Yira Castro -CJYC-

_______________________________________

.1 Disponible en https://comisiondelaverdad.co/actualidad/blogs/la-juventud-tiene-la-palabra

Follow by Email