COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA SOBRE INFORME DE GRAVES VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN VIOTÁ.

INFORME SOBRE VIOLENCIA ESTATAL-PARAMILITAR EN VIOTÁ (1989-2004)

El martes 10 de diciembre, en la vereda Brasil del municipio de Viotá – Cundinamarca, la Corporación Jurídica Yira Castro[1] presentará a la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad-CEV el informe “La tierra para el campesino, es como el agua para los peces: memorias frente a la violencia estatal-paramilitar en Viotá, Cundinamarca (1989-2004)” que tiene como eje temático transversal las violaciones a los derechos humanos cometidas tanto por la guerrilla de las FARC como por los grupos paramilitares en el municipio de Viotá. Así mismo, el informe presenta que estas violaciones aumentaron de manera considerable entre 2003 y 2004 debido, en gran medida, a la alianza entre las Fuerzas Militares y los grupos paramilitares, como un fenómeno de macro criminalidad y expresión de una política de Estado.

El informe “La tierra para el campesino, es como el agua para los peces” se encuentra ubicado dentro del período de objeto de estudio de la CEV, pues da cuenta de un antecedente de violencia entre 1989 y 2003 dado el panorama de la política nacional, pero se centra en hechos emblemáticos ocurridos entre 2003 y el año 2004 en el municipio de Viotá al tiempo que evidencia, como ya se mencionó anteriormente, unos fenómenos de macro criminalidad relativos a la alianza militar-paramilitar para la comisión de crímenes sistemáticos y generalizados contra la población civil, en el marco de un modelo y una lógica de violencia de escala nacional.

Así mismo, el informe expone la magnitud y la gravedad alrededor de las conductas y vejámenes cometidos contra la población civil viotuna, en su mayoría de origen campesina, con una frecuencia de hechos alarmante que debe hacer parte de la memoria histórica del conflicto armado colombiano y de la conciencia generalizada que reclama el respeto hacia los derechos humanos y la investigación de estos graves crímenes.

Hasta ahora, los crímenes que se presentan en este informe son hechos que no solamente han quedado en la impunidad, sino que han sido silenciados y desconocidos, por lo que los familiares de muchas víctimas y la comunidad viotuna en general, ha entablado una lucha para impedir que lo silenciado, lo que se ha hecho invisible, caiga en la negación de lo no vivido, desafiando así su existencia y en ello recae la importancia de la entrega del  presente informe a la CEV.

Esclarecer la verdad sobre la magnitud de la alianza entre el paramilitarismo y miembros del Estado y garantizar a las víctimas los derechos justamente de verdad, justicia y reparación, es un primer paso para reforzar las garantías de no repetición, particularmente en el escenario actual, pues es muy probable que estas estructuras se vuelvan a replicar en el municipio. Inclusive, el 13 de septiembre de 2019, líderes y lideresas sociales del municipio fueron nuevamente víctimas de hostigamientos, señalamientos y amenazas contra su labor comunitaria mediante un panfleto signado por las Águilas Negras que advierte el inicio de un nuevo período de limpieza social en el Viotá. Situación que fue denunciada mediante una acción urgente y que sea esta la oportunidad para advertir sobre un nuevo período de estigmatizaciones que se avecina contra la población civil viotuna, específicamente en contra de quienes se dedican a la defensa de los derechos humanos y al liderazgo social en sus comunidades.

Finalmente, este informe también busca ser una luz para el reconocimiento de la identidad campesina como sujetos de derecho político, al campesino como una cultura. Los campesinos, al igual que los indígenas y afrodescendientes, se han constituido en un actor principal en la lucha por la tierra y el territorio y más aún en la lucha por ser reconocidos como sujetos pensantes, capaces y con cualidades determinadas que los hacen ser merecedores de un reconocimiento diferenciado y con garantías reforzadas, pero más allá de ello con garantía reales para la materialización de su proyecto de vida. Esto nos conduce a la necesidad de un reconocimiento tanto en términos formales como materiales de su identidad y territorio que terminen por viabilizar un reconocimiento integral del campesino como sujeto político y de derechos.


[1] Colectivo de trabajo sin ánimo de lucro, fundado en el año 2001, que tiene como objetivo principal defender, promover y exigir el respeto y la garantía de los derechos humanos de la población en situación de vulnerabilidad, mediante la implementación de acciones jurídicas y políticas a nivel nacional e internacional que permitan alcanzar mayores niveles de justicia social en Colombia.

Please follow and like us:
Follow by Email